Montellanos, vacaciones y turismo rural

Descubre el encanto de nuestro pueblo y sus alrededores.

Turismo rural en Montellano

Existen numerosas razones para viajar hasta este rincón de Andalucía a pasar un fin de semana o una estancia más larga, por ello he preparado una batería de los principales motivos que tienen los viajeros.

Què hacer

Encontrar un lugar tranquilo y apacible.

Cada cierto tiempo todos necesitamos escapar de la ciudad a un lugar en el que simplemente te puedas relajar y desconectar de las presiones del dia a dia. Para algunas personas los pueblos de Andalucia son el refugio perfecto, su ritmo calmado se combinan con la amabilidad y alegría de sus gentes. Combinación perfecta para aquellos que no quieren relajarse en un lugar apartado del mundo sino disfrutando de la compañía de otras personas.

Difrutar de la naturaleza

En el pueblo de Montellano no encontrarás ningún Parque Nacional, pero si paisajes rurales entrañables en los que se combina la parte agrícola con las sierras cercanas. Para algunas personas dar un paseo o realizar una excursión por la comarca será suficiente, mientras que otras personas quizás quieran desplazarse a parajes naturales de más renombre como la Sierra de Grazalema o las marismas de Doñana.

Unos días con la familia para recordar

Disfrutar de nuestra pareja e hijos es un elemento fundamental para aquellos que nos hemos decidido a formar una familia. Viajar ayuda a fijar esos momentos felices en nuestra memoria, gracias a que al mismo tiempo que estamos con ellos descubrimos lugares nuevos, que es cuando nuestra atención está más activa. No te olvide de llevar una cámara de fotos o un buen móvil para inmortalizar los mejores momentos de tu viaje a Montellano.

Turismo activo

En las inmediaciones de Montellano tienes varias posibilidades de ejercitarte con deporte al aire libre: senderismo, bicicleta de carretera, rutas a caballo...

Conocer pueblos y tradiciones

Desde Montellano, podemos planificar una bonita ruta por los pueblos cercanos, que hay muchos que vale la pena ver, unos quizás por su encanto natural o su situación en un bonito entorno geográfico y otros por el interés cultural que generan sus edificios o fiestas culturales entre otros posibles aspectos.

Darle un regalo al paladar

Explicar la rica gastronomía de nuestra tierra requiere un libro entero por la gran cantidad de manjares culinarios que se pueden encontrar en esta comarca que recibe el influjo de las tradiciones marineras de Cádiz y Málaga, aunque entremezcladas con recetas más propias del interior de Andalucía. Algunos de los platos típicos son el gazpacho andaluz, los pescaditos fritos y los pinchos de tortilla española.

Qué ver en los alrededores

El sur de la Provincia de Sevilla esconde decenas de pueblos mágicos que no se pueden dejar de ver, estos son sólo unos pocos ejemplos para abrir boca, pero como estos hay muchos más que nos harán disfrutar de la belleza de esta provincia y no necesitaremos más que ganas e ilusión por conocerlos. vamos a retratar aquí los que por uno u otro motivo que comentamos antes nos parecen más destacables

Morón de la Frontera

El primero de esos pueblos es Morón de la Frontera, el cual se encuentra situado a unos veinticinco kilómetros de Montellano, es de los que más habitantes contiene de los pueblos cercanos a Montellano con unas veintinueve mil personas censadas en la localidad. Su economía se basa en la producción agrícola, concretamente en la producción de aceite de oliva, las conservas o los cereales entre otros. Dado que produce muchos frutos agrícolas podríamos comenzar su visita en el corazón del pueblo en el Mercado de Abastos, el cual nos sorprenderá porque su construcción no contempla los rasgos arquitectónicos de la típica construcción andalusí. A pocos metros de este mercado se levanta posiblemente el edificio más bonito de todo el pueblo, el Ayuntamiento, que conserva los toques del Barroco y se encuentra conservado en perfecto estado. Como suele ser habitual este Ayuntamiento está situado en la plaza más grande de todo Morón de la Frontera y rodeado de bellos edificios que aún así no logran eclipsarlo.

Si vamos a Morón de la Frontera no podemos dejar de visitar el Museo de la Cal, nos harán una visita guiada con los artesanos caleros del pueblo, para descubrir todos los secretos de este curioso oficio artesanal.

Muy próximo también al Mercado de Abastos encontraremos La Casa del Agua, recibe este nombre por ser la sede de la empresa municipal que se encarga del abastecimiento de agua. Pese a haber servido para distintos usos, no ha perdido nunca sus característicos detalles Barrocos.

Puerto Serrano

Si nos dirigimos hacia el sur de Montellano, ya en la Provincia de Cádiz, podemos hacer una pequeña parada en un pintoresco pueblo llamado Puerto Serrano, y tomar una cerveza bien fría en la Plaza de Miguel Rodríguez Rivera, el lugar más emblemático del pueblo en todo el centro histórico, es una plaza alargada que se utiliza como emplazamiento de todos los festejos del pueblo. La plaza rezuma espíritu Barroco por los cuatro costados.

Coripe

Si por el contrario nos dirigimos en nuestra ruta hacia el este, la parada que recomendamos es en Coripe, a dieciocho kilómetros de Montellano, aquí la importancia no recae en el pueblo mismo, si no en su enclave natural que impresiona nada más llegar a las proximidades del pueblo. En primer lugar, lo que más llama la atención es el Peñón de Zuframagón que es una reserva natural en la que vive la mayor reserva de buitres leonados de toda Europa y en la cima del Peñón se encuentra un moderno observatorio de aves de gran interés científico. Pero por si fuese poco con la maravilla natural del Peñón, a pocos kilómetros de allí, nos espera una increíble encina que es considerada monumento natural chaparro de la vega. La encina cuenta con más de setecientos años y un diámetro superior a los veinte metros. Una auténtica joya de la naturaleza.